viernes, 27 de febrero de 2009

Verdades Bíblicas sobre la salvación

Verdades Bíblicas sobre la salvación

Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.
(Juan 3:16)

1. Dios quiere que todos los hombres sean salvos y que vayan al cielo.

Porque esto es bueno y agradable delante de Dios nuestro Salvador, el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad.
(1 Timoteo 2:3-4)

2. Usted puede saber con seguridad que su alma irá al cielo cuando muera.

Estas cosas os he escrito a vosotros que creéis en el nombre del Hijo de Dios, para que sepáis que tenéis vida eterna, y para que creáis en el nombre del Hijo de Dios.
(1 Juan 5:13)

3. Un día vamos a morir y estaremos delante de Dios y seremos juzgados según su santa ley.

Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio,
(Hebreos 9:27)

Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras.
(Apocalipsis 20:12)

4. Todos somos culpables ante la santa ley de Dios.

Como está escrito:
No hay justo, ni aun uno; No hay quien entienda.
No hay quien busque a Dios. Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles;
No hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno.
(Romanos 3:10-12)

Para usted, ¿que es pecado?

5. Pecado es desobediencia a Dios y a su ley. Dios nos dio su ley para que podamos saber que es el pecado y saber que somos culpables delante de Él.

Todo aquel que comete pecado, infringe también la ley; pues el pecado es infracción de la ley.
(1 Juan 3:4)

Y habló Dios todas estas palabras, diciendo: Yo soy Jehová tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto, de casa de servidumbre. No tendrás dioses ajenos delante de mí. No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen, y hago misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos. No tomarás el nombre de Jehová tu Dios en vano; porque no dará por inocente Jehová al que tomare su nombre en vano. Acuérdate del día de reposo para santificarlo. Seis días trabajarás, y harás toda tu obra; mas el séptimo día es reposo para Jehová tu Dios; no hagas en él obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni tu extranjero que está dentro de tus puertas. Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, Jehová bendijo el día de reposo y lo santificó. Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen en la tierra que Jehová tu Dios te da. No matarás. No cometerás adulterio. No hurtarás. No hablarás contra tu prójimo falso testimonio. No codiciarás la casa de tu prójimo, no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su criada, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo.
(Exodo 20:1-17)

Cuando rompemos cualquiera de las leyes de Dios, eso nos hace pecadores y culpables delante de Dios. Cada uno de nosotros somos pecadores. Cuando desobedecimos a nuestros padres estábamos rompiendo el quinto mandamiento… ¿o no? Todos hemos dicho mentiras… ¿o no? La Biblia dice que “cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón” y también “cualquiera que aborrece a su hermano, es homicida”.

6. Si cometemos sólo un pecado durante toda nuestra vida, esto nos hace pecadores.

Porque cualquiera que guardare toda la ley, pero ofendiere en un punto, se hace culpable de todos.
(Santiago 2:10)

7. La Biblia nos confirma que somos pecadores y por eso no merecemos ir al cielo.

por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios,
(Romanos 3:23)

Por el hecho de que Dios es santo, no puede permitir ninguna cosa injusta entrar a su gloria.

Si estuviera delante de Dios ahora mismo, ¿Sería culpable o no de romper la Santa Ley de Dios?

Por el hecho de que Dios es justo, todos nuestros pecados necesitan ser castigados. Porque Dios es un Dios justo y santo, Él no puede pasar por alto ningún pecado. ¿Cómo podemos pues pagar por nuestros pecados?

8. La Biblia nos enseña que sólo hay una cosa que puede pagar por nuestros pecados, ¡la muerte!

Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.
(Romanos 6:23)

He aquí que todas las almas son mías; como el alma del padre, así el alma del hijo es mía; el alma que pecare, esa morirá.
(Ezequiel 18:4)

9. Hay dos tipos de muertes que menciona la Biblia:
La muerte física: Podemos ver este tipo de muerte cada día. Los panteones están llenos de muertos.

La muerte espiritual: No podemos ver este tipo de muerte, pero es real. La Biblia llama a esta muerte: La muerte segunda.

Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda.
(Apocalipsis 21:8)

La muerte segunda será el infierno.

¿Quién murió en nuestro lugar para pagar por nuestros pecados? ¡Jesucristo!

Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.
(Romanos 5:8)

Dios nos amó tanto que aún siendo pecadores, Él permitió que Cristo, su único hijo, pagara nuestra deuda de pecado en la cruz del calvario. Cristo vivió aquí en la tierra por 33 años sin pecar. Su muerte en la cruz fue suficiente para pagar por los pecados de todo el mundo, incluyendo los de usted y los míos. Jesús fue sepultado, y como prueba de que Dios aceptó su sacrificio en pago por nuestros pecados, Cristo resucitó al tercer día.

10. Cristo es el único que puede pagar por nuestros pecados. Ninguna religión, ningún sacerdote, y ninguna iglesia, puede cumplir con el requisito de Dios. Solamente la muerte de Jesús pudo cumplir con este requisito.

Y casi todo es purificado, según la ley, con sangre; y sin derramamiento de sangre no se hace remisión.
(Heb 9:22)

11. Nuestras buenas obras y la religión son inútiles para salvarnos.

El sacrificio de los impíos es abominación;
¡Cuánto más ofreciéndolo con maldad!
(Proverbios 21:27)

También dice que la salvación es un regalo, y como es un regalo, no podemos ganarla, ni comprarla, ni pagar de ninguna manera, por nuestra salvación, solamente hay que aceptarla.

Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe.
(Efesios 2:8-9)

12. Casi todos creen en Dios y en Jesucristo, pero esta creencia intelectual no es suficiente para salvarnos. Los demonios también creen en Jesucristo.

Tú crees que Dios es uno; bien haces. También los demonios creen, y tiemblan.
(Santiago 2:19)

¿Qué necesitamos hacer para ser salvos del infierno y vivir eternamente con Dios en la gloria?

13. Hay que arrepentirse del pecado.

Os digo: No; antes si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente.
(Lucas 13:3)

El arrepentimiento verdadero es dar una vuelta de su pecado hacia Dios. También es confesar a Dios su condición actual como pecador.

que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.
(Romanos 10:9)

Dios ya sabe nuestra condición actual, pero al mismo tiempo Él quiere que confesemos que somos pecadores, no a un sacerdote humano, pero como dice la Biblia: al Señor Jesús.

14. Tenemos que creerle a Dios cuando dice que el sacrificio de Cristo en la cruz fue suficiente para pagar por todos nuestros pecados

que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.
(Romanos 10:9)

15. Tenemos que personal y voluntariamente aceptar a Cristo como nuestro único y suficiente Salvador.

porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo.
(Romanos 10:13)

Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios;
(Juan 1:12)

He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo.
(Apocalipsis 3:20)

¿Qué quiere usted hacer con Cristo?

¿Aceptarlo como su Salvador, pidiéndole el perdón de sus pecados (arrepentirse), creyendo en la palabra de Dios, que Él quiere, y que Él puede salvarle, o rechazar a Jesús y el plan de Dios para su salvación y continuar en el camino del pecado?

De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida.
(Juan 5:24)

Si quiere ser salvo de todo su pecado e ir al cielo cuando muera, haga la siguiente oración con todo su corazón:

Señor Jesús: Yo sé que soy un pecador y por eso merezco ir al infierno. Pero yo creo que Jesús murió en la cruz para pagar por mis pecados. Yo quiero aceptar su sacrificio por mis pecados. Por favor perdóname y sálvame del infierno. Ahora recibo a Cristo como mi único y suficiente Salvador. Estoy confiando en las promesas de Tu Palabra, sabiendo que al aceptar a Cristo como mi salvador, Tú me salvaras. En el nombre de Jesucristo, Amén.

Solamente hay dos personas que realmente saben si su oración fue de corazón o si fueron palabras repetidas, usted y Dios.Pero la Biblia dice que los que reciben a Cristo realmente no tienen vergüenza de esto.

Pues la Escritura dice: Todo aquel que en él creyere, no será avergonzado.
(Romanos 10:11)

¿Cómo puede mostrar que su fe es real?

Una manera de mostrar su fe es tener el deseo de aprender más de la Palabra de Dios. ¿Tiene usted deseo de aprender más de la Biblia? Ofrecemos en nuestra página, estudios bíblicos, mensajes en audio, videos gratis que pueden ser accesados desde su casa, en sus ratos libres. http://www.montesion.net84.net/

Nos gustaría saber de usted, por favor envíenos sus datos completos (Nombre, dirección, colonia, ciudad, estado y código postal) a la siguiente dirección: iglesiabautistamontesion@hotmail.com

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Publicar un comentario